Nos mola zampar. Nadie escapa al irresistible encanto de la manduca. Además de estar mu rica, la comida es un placer de lo más inspirador para diseñadores gráficos, de moda, músicos, fotógrafos o cualquier mindundi que se precie.
Estos ricos letterings de Alex Trochut son prueba de ello.

000OOffTambién el sabroso sandwich-book de Piotrowski Pawelart 

COMIDA_Sandwich

Los golosos diseños de Hungry Zipper.

COMIDA_HungryZIpper

Este reloj de la última colección de Swatch que da ganas de meterle un bocado.

Swatch-Pastry-Chefs-reloj-watch

La sangrienta colección de Mark Ryden “The meat show”.

COMIDA_MarkRyden

O la tropical y sabrosa colección de Krizia Robustella: Bananas is my business. Muy rica también.

COMIDAKriziaRobustel

Y luego están también las modelos de Terry Richardson, que tienen buenas tragaderas.

COMIDA_Terry

Muchas veces uno no sabe el grave peligro de ser transgresor con la comida y si no, que se lo digan a Lady Gaga.

Y aunque yo no sea muy apasionada de la comida basura, tengo que decir que para vestir da mucho juego.

COMIDAEsq-Biggie614

Me requeteflipa la obsesiva fijación de mi querídisimo Jeremy Scott con el condumio. Ya en su colección Food fight, inspirada en chocolatinas, diseñó estampados tan apetitosos como este:

COMIDA-jeremy-scott-pram-7

Y después, Jeremy estrenó  el trono de Moschino presentando en la semana de la moda de Milán su colección inspirada en McDonals. Sencillamente deliciosa.

COMIDA_Moschino

Además de ser una gran fuente de inspiración, la comida tiene mucho sex appeal. Mira si no estos melocotones con braguitas que ya se comercializan en China a 70 dólares. ¡Alucina, vecina!

000melocotonesBragas

O este tomate.

tomato

La vida es corta y los helados se derriten, así que…
¡Qué aproveche, coño!

CREAMLAPSE from Mateo Cabeza on Vimeo.