Este último año he tenido la súper suerte de trabajar con el Sr. Peña aka The Drawing Machine.

Bye2_Ok

Tras esas gafas de pasta, esa barba y ese pelo ahuecado parecía tímido… Pero conmigo es difícil ser tímido y, como soy cotorra, se acabó soltando y soltando hasta que tuve que esperar mi turno para cascar. Muy bien desde el principio.
Junto a él los proyectos han fluido, las ideas se han retorcido y han terminado cogiendo una forma magnífica. Ha sido el empujón que necesitaba cuando me atascaba y el remate que ha hecho que las ideas brillen. Un crack. Vamos, un toma y daka ferpecto.
Han sido muchos tes compartidos, muchos viernes hawaianos y muchas-muchas risas.

Bye4

Me ha gustado mucho encontrarme en mi mesa: notas de amor, consejos y algún que otro fuck you.

Bye6

Todo esto me ha hecho:

Bye3

Ahora se va a Madrid a hacer diseño de personajes para videojuegos y a hacerse mayor. ¡Olé, por él! Eso es lo que más le gusta. Así que te deseo lo mejorcito porque tu lo vales, lo sabes y triunfarás. ¡Te lo digo yo!
Y que no me venga con que no lo sabe…  Que a mi no me la das. Es un máquina, sino no se hubiera autobautizado The Drawing Machine. He aquí la prueba:

Bye8

Bye7
Bye1

Él me dice: “¡Me las piro, vampiro!” y yo, sabiendo que le echaré mucho de menos, le digo: “Hasta luego, flan de huevo!”

flann

* Todas las ilustraciones de este postson de Daniel Peña. Menos esta última que es mía, claro está.